6 jul. 2012

Las emociones claras



La filósofa Elsa Punset nos regala Una mochila para el universo (Ed. Destino, 2012), un libro cargado de frases enraizadas en el sentido común y lejos de la típica receta fácil pero poco práctica de los volúmenes de autoayuda al uso. En el subtítulo, 21 rutas para vivir con nuestras emociones, se delata la estructura interna de la publicación. En cada una de estas "excursiones internas" aprenderemos a entender un poco más a los demás y a nosotros mismos.


"Afortunadamente, la vida es menos complicada de lo que parece", explica la autora en el prólogo. De esta manera ya nos empezamos a imaginar lo que temíamos, que nos complicamos demasiado la existencia. Después explica herramientas humanas tan necesarias como la empatía y el amor. Además, da algunos consejos muy concretos para relacionarnos con el mundo.

Los laberintos de la mente
En una de las rutas, Punset afirma que "solo vemos lo que nos interesa ver". ¡Y eso es muy cierto! ¿Cuántas veces nuestro cerebro distorsiona la realidad para adaptarse a nuestras convicciones? Es importante romper la rutina para que la mente se despierte, se abra a otras posibilidades. Podemos, como dice la filósofa, vestirnos o ducharnos con los ojos cerrados para activar el sentido del tacto. Y, por supuesto, debemos entrenar nuestro cerebro para pensar en positivo e intentar evitar los enfados.

Para los lectores que deseen cambiar de rumbo, el libro acomete la ilusionante idea de la plasticidad cerebral. Es esperanzadora porque nos da la posibilidad de adaptar nuestra mente a lo que nos interesa y abrir nuevos senderos.

Contagia alegría
Puesto que "las emociones se contagian como un virus", qué mejor que transmitir placer con nuestras palabras y gestos. Punset explica cómo protegernos de la contaminación de las emociones negativas, cómo gestionar nuestros miedos, borrar nuestro mal humor, comunicarnos eficazmente con los demás y recuperar la ilusión perdida.

Entre otras curiosidades, Una mochila para el universo nos brinda la oportunidad de buscar nuestra buena suerte, de potenciar la creatividad y de aprender a ser agradecido. Así, hacia el final del libro, la escritora menciona a Einstein: "Un problema no puede solucionarse al mismo nivel ni desde la misma perspectiva en los que fue creado. En este sentido las crisis, que desgraciadamente traen incertidumbre y destrucción a la vida diaria de tantas personas, son una oportunidad para que construyamos cambios profundos que difícilmente podrían darse en periodos de bonanza".



Más información en la web de @elsapunset 

No hay comentarios: