26 dic. 2011

La noche de Murakami

La ciudad tiene un funcionamiento autónomo, "parece un gigantesco ser vivo". El tráfico, las luces de neón, la música estridente, los personajes autóctonos de las horas sin luz. Es el escenario de After Dark, una historia que Haruki Murakami (Kioto, 1949) relata entre la realidad y el universo onírico.

El narrador es una suerte de cámara onmisciente que se cuela en la intimidad de cada personaje, graba las conversaciones más comprometidas y conoce las miserias y virtudes de los protagonistas. Enfoca donde le conviene en cada escena para mostrar su contenido. Es una porción de guión cinematográfico, con indicaciones sobre cómo encuadrar los planos, jugar con la iluminación e, incluso, proporciona una serie de temas musicales a modo de banda sonora.

Atrapa al lector un capítulo tras otro. La lectura es fluida, está lubricada con metáforas dinámicas. Con un trasfondo de amor, violencia, complejos y frustraciones, es capaz de lanzar un mensaje positivo: para empezar a solucionar un problema debemos buscar sus orígenes y actuar sobre ellos.

14 dic. 2011

'La elegancia del erizo', un canto a la vida

Emocionada. Con la última página entre mis manos leo borrosas las concluyentes líneas de La elegancia del erizo (L'Élégance du hérisson, 2006), de la filósofa y escritora Muriel Barbery. No desvelaré el final, tan apasionante como lo es el relato. Solo recomiendo su lectura, profunda, delicada y llena de esperanza.

Es una píldora de belleza en un paréntesis temporal, fuera del espacio que marca el reloj pero muy anclada en la realidad, en los momentos fugaces de nuestra biografía.

Elogio del arte
En una historia en la que los personajes no son lo que parecen, la escritora revela una hipocresía burguesa enfermiza que se va al infierno ante la luz de la verdadera amistad, la sensibilidad por el arte, la música y la búsqueda de los placeres cotidianos.

El libro, ambientado en un edificio burgués parisino, denuncia las diferencias sociales y el elitismo cultural. Guarda entre sus frases un oasis de reflexión. Relata la necesidad de un rincón personal en el cual desarrollarnos en soledad, ver nuestro interior sin tapujos. Sin duda, es un canto a la vida que abraza el corazón del lector.