14 jul. 2008

Grafitis de nuestros abuelos, Patrimonio de la Humanidad




Diecisiete grutas de la cornisa cantábrica decoradas con arte rupestre han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


El pasado año tuve la oportunidad de visitar una de ellas, la cueva de El Pindal (Pimiango-Asturias), en compañía de mis compañer@s de antropología. La longitud de esta caverna es de 350 metros y consta de un panel principal con grabados y pinturas de animales. Destacan un elefante y un pez, algo poco común en las manifestaciones paleolíticas de la zona. Los grafitis están datados entre hace 18.000 y 13.000 años.


Capté estas fotografías mientras aguardábamos nuestro turno para entrar. Habíamos llegado tarde y las reservas se cancelaron. Nos perdimos por el camino y acabamos chapoteando en los verdes (y húmedos) campos. Dimos vueltas y vueltas a pie desde el albergue hasta llegar a este rincón maravilloso. Menos mal que las nubes grisáceas aguantaron la lluvia en el cielo y no decidieron darnos una ducha fría. Aunque las vacas se rieron bien de nosotr@s, valió la pena el esfuerzo para introducirnos en este tesoro del pasado.

No hay comentarios: