14 ene. 2010

Descifrando cromosomas

Los científicos van como locos leyendo cromosomas y desgranando secuencias de ADN. Intentan buscar causas genéticas de consecuencias hereditarias actuales y probables tropiezos de salud futuros. Cómo somos los humanos, que intentamos aferrarnos a cualquier razón para justificar lo que nos sucede, cuando a veces simplemente es cuestión de azar.

Cuatro empresas valencianas han trabajado conjuntamente en el proyecto Gen-Val, centrado en el estudio personalizado del genoma para poder predecir las enfermedades que a cada uno le tocan con sus cartas cromosómicas en el póker de la vida.

¿Acaso no cuentan tus hábitos o tu entorno en tu fortaleza vital?

Yo, personalmente, prefiero no saber qué me va a pasar en un futuro. Sólo falta que me pronostiquen cualquier dolencia para estar pensando en ella, en que me va a sobrevenir cuando cumpla tal edad y estar obsesionada en prevenirla irremediablemente. Lo que tenga que ser, ya se verá. Sólo contamos con el hoy, con el ahora.

Nuestros primos los chimpancé
Otro ejemplo de escudriñamiento genómico es el que han llevado a cabo los investigadores del Whitehead Institute for Biomedical Research, que se han sorprendido al descubrir que la diferencia del cromosoma Y humano se diferencia hasta un 30% del de nuestro pariente chimpancé (mientras que los genomas completos coinciden en un 98%). Nos separamos hace seis millones de años, y eso se ha de notar.


Foto: Bebé de chimpancé en Gombe. Agosto de 2009. De la página web de Jane Goodall Institute

No hay comentarios: