12 ago. 2009

Mercado Central de Budapest

Los estómagos más delicados deberán abstenerse de probar la gastronomía húngara. Los puestos del Mercado Central de Budapest dan una idea de la densidad de sus caldos y salsas que, unidos a la fundamental carne, explotan en el intestino mediterráneo.

La paprika, el famoso pimentón húngaro, está presente en prácticamente todos los platos típicos. ¿Ensaladas de lechuga? No. De coles y remolacha con intenso sabor avinagrado.
El edificio de este mercado, abierto de siete de la mañana a siete de la tarde, llama la atención por las tejas de colores de decoran sus torretas exteriores (como se ve en la fotografía). La construcción data de 1896. Fue restaurado cien años más tarde.

Que nadie espere un mínimo de aire acondicionado en sus interior si viaja hasta aquí en verano, aunque vea un cartel que diga "air conditioner". Mentira cochina. Preparen abanicos y mucha mucha agua para sobrevivir al goulash y las ristras de salami.


1 comentario:

David Núñez dijo...

Esperamos esas fotos con muchas ganas. Un besito